Un detector de inteligencia artificial controla a los que se cuelan en metro